Testamentaría, Conflicto Familiar

La clienta, con un importante grado de ceguera y  cansada de vivir en una constante angustia de que sus propias hermanas la desalojaran de la que venia siendo su vivienda decidió encomendarme el asunto para su resolución.  

Tras varios años abonando a sus hermanas un alquiler por vivir en la casa de sus fallecidos padres, y numerosos conflictos a la hora de determinar la renta y los gastos inherente a la vivienda, la clienta recibió un burofax para que abandone la vivienda.  La angustia de ser desalojada de su vivienda en la que había invertido todos sus ahorros en reformas para hacerla habitable la hizo contactar conmigo.

La labor de negociación fue dura y ardua hasta el limite que el abogado del resto de las hermanas renuncio a su defensa por ser imposible hacerlas entrar en razón y alcanzar un acuerdo coherente. Ante esa situación tomando las riendas del asunto tuve que mediar entre todas las partes para materializar la adjudicación de la vivienda a mi clienta por un precio acorde a mercado, logrando la satisfacción de todas las partes. Máxime de mi clienta la cual asesore a efectos fiscales de la transacción obteniendo una bonificación por la extinción del condominio.